Internet de las cosas: hacia el diseño de productos sensibles y sociales

Gozaremos de una Internet más amplia y profunda que la representada por el manido concepto de “la Web 2.0″. Será de escala planetaria, y permitirá por ejemplo que tanto los seres humanos como sus “máquinas” formen parte activa de las redes sociales.

codigo-qr-en-botella

El Internet de los Objetos es la idea de una red de datos obtenidos mediante elementos tales como dispositivos y sensores del mundo real. Cuando esa información está íntimamente vinculada a nuestras vidas reales, fuera de la red, resulta algo muy interesante, puesto que surge todo un mundo nuevo de oportunidades con mejores decisiones, servicios innovadores y (desgraciadamente) vigilancia social. Se trata de una Web plagada de implicaciones que hay que tener en cuenta, pero vayamos al pasado.

Esta nueva oleada de Internet vinculado a los objetos no se refiere simplemente al futuro. Con su entrada en los hogares acelerando la reinvención sistemática de objetos de nuestro día a día, invita a pensar que tiene sus raíces en el pasado como si de un nuevo Renacimiento se tratara y del que nosotros mismos seremos los protagonistas, una nueva revolución tal y como produjo el descubrimiento del plástico o la reorganización industrial.

En este contexto, ¿por qué y cómo debemos inventar ahora?, ¿cómo afecta Internet de los Objetos a los procesos de generación de las ideas, el diseño y la invención de nuevos objetos? A partir de ahora, cada objeto debería ser capaz de contar su propia historia: su pasado (de qué está hecho, cómo se ha producido y para qué sirve), su futuro (qué características lo hacen diferente, cómo desmontarlo, cómo repararlo, cómo reciclarlo) y, por supuesto, su presente, puesto que será o deberá ser, asimismo, “consciente” de su propia existencia, de su lugar de ubicación, su huso horario… Es decir, todos los objetos podrán conectarse de forma activa y “vivir” como seres humanos como parte de nuestra red social y digital. […]

Vía: TicBeat

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*