¿Cómo fomentar el envejecimiento activo en su Municipio?

El envejecimiento activo se ha convertido en una prioridad en muchos municipios en todo el mundo, ya que promueve el bienestar y la participación de las personas mayores en la sociedad. En esta introducción exploraremos estrategias y acciones clave para fomentar el envejecimiento activo en su municipio, abordando desde políticas públicas hasta programas comunitarios que empoderen a los adultos mayores y les brinden oportunidades para seguir contribuyendo y disfrutando de una vida plena.

¿Qué es el envejecimiento activo y que pilares se basa ?

El envejecimiento activo es un nuevo paradigma, una nueva forma de entender y abordar la vejez que pretende mejorar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen, favoreciendo sus oportunidades de desarrollo para una vida activa, saludable, participativa y segura. Situando el proceso de envejecimiento como parte del ciclo vital de las personas.

El envejecimiento activo no significa realizar muchas actividades a medida que envejecemos, si no seguir formando parte activa de la sociedad en la que vivimos sin que la edad sea un impedimento para ello.

En la II Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento, celebrada en Madrid en 2002, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define el envejecimiento activo como:

“el proceso de optimización de las oportunidades de salud, seguridad y participación con el fin de mejorar el bienestar y la calidad de vida de las personas a medida que envejecen” (II Plan Internacional de Acción de Madrid sobre Envejecimiento de Naciones Unidas)

La OMS establece también los potenciales determinantes del envejecimiento activo en torno a 6 grandes factores:

  Determinantes Sociales: Incluyen la participación activa en la sociedad en diversos ámbitos, desde lo cultural hasta lo político, así como el fomento de relaciones intergeneracionales y la lucha contra estereotipos relacionados con la edad.

  Situación Socioeconómica: Se refiere a garantizar la seguridad económica de las personas mayores mediante el acceso a pensiones adecuadas, programas de asistencia social y oportunidades laborales inclusivas, contribuyendo así a su bienestar financiero.

  Salud y Servicios Sociales: Engloban la promoción de la salud a lo largo del ciclo de vida, la prevención de enfermedades, la atención médica primaria y especializada, así como el acceso a cuidados de larga duración y programas de apoyo social.

  Entorno Físico: Implica la creación de entornos seguros y accesibles que faciliten la movilidad y la autonomía de las personas mayores, promoviendo su participación activa en la comunidad y mejorando su calidad de vida.

Determinantes Conductuales: Estos determinantes se centran en los comportamientos y hábitos que contribuyen al bienestar físico y mental de las personas mayores. Adoptar una rutina de actividad física regular, mantener una dieta equilibrada y adecuada a las necesidades nutricionales, así como seguir las indicaciones médicas para el uso correcto de la medicación, son aspectos clave.

Determinantes Personales: Aquí se aborda la importancia de la actitud y las características individuales en el proceso de envejecimiento activo. Mantener una mentalidad positiva hacia el envejecimiento, cultivar la autoestima y la autoconfianza, así como desarrollar habilidades de adaptación para afrontar los cambios propios de esta etapa de la vida,

La cultura y el género son dos determinantes transversales que influyen en los demás

Fuente: Organización Mundial de la Salud

Estrategias para fomentar el envejecimiento positivo :

  Practicar ejercicio diario: Promover la actividad física regular, que puede incluir caminar, nadar, yoga o cualquier otra forma de ejercicio adaptada a las necesidades y capacidades de cada persona mayor.

  Llevar una dieta sana y equilibrada: Fomentar una alimentación rica en frutas, verduras, cereales integrales y proteínas magras, evitando el consumo excesivo de grasas saturadas, azúcares y alimentos procesados.

  Estar en contacto con la naturaleza: Proporcionar oportunidades para que las personas mayores disfruten de actividades al aire libre, como paseos por parques, jardines o excursiones por el campo, que contribuyan a su bienestar físico y emocional.

  Mantener la mente activa: Estimular el cerebro con actividades que desafíen la memoria, la atención y el razonamiento, como crucigramas, juegos de mesa, lectura, aprendizaje de idiomas o cursos de formación.

  Mantener las relaciones sociales y familiares: Fomentar la participación en actividades sociales y comunitarias, así como el contacto regular con familiares, amigos y vecinos, para prevenir el aislamiento social y promover el bienestar emocional.

  Mantenerse ocupados: Ofrecer oportunidades de participación en actividades significativas y gratificantes, como voluntariado, hobbies, manualidades o proyectos de interés personal, que mantengan a las personas mayores activas y comprometidas.

  Tener buenas rutinas de descanso: Promover hábitos de sueño saludables, asegurando un descanso adecuado y reparador durante la noche, lo que contribuye a mantener la energía, la vitalidad y el bienestar general.

Envejecimiento Activo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio