Cómo mejorar la empresa con la metodología Agile

Hoy por hoy, con al aumento de actividad en las organizaciones; la volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad (VUCA) del mercado podría suponer un handicap en la organización. Para hacer frente a toda esta incertidumbre, es muy recomendable utilizar la metodología Agile y adaptarse a los cambios.

Con el objetivo de ser más competitivo, la metodología Agile es la más adecuada. Un modelo de gestión interno para llevar a cabo un proyecto de forma eficiente, de calidad y con la satisfacción de sus clientes. 

El origen proviene de un modelo estricto y lento en la toma de decisiones y desarrollo de software, cuando los usuarios se daban cuenta que el producto final no era lo que ellos esperaban. Para conseguir el éxito en el desarrollo de proyectos, se definió la metodología Agile.

Ventajas de la metodología Agile:

  • Facilita y agiliza la toma de decisiones, puesto que estarán conformadas por varios departamentos conjuntamente.  
  • Aumenta el tiempo útil de actividad, al eliminar las tareas innecesarias. 
  • Minimiza los errores gracias al seguimiento continuo mediante “sprints».  
  • Amplia flexibilidad ante los cambios. 
  • Estrecha la interacción con el usuario final, pudiendo aportar sus opiniones para que el producto final mejore. 

Para conocer otras formas de aumentar la productividad de su empresa, a través de la automatización, visite este enlace https://sinergica.es/automatizacion-de-procesos-para-empresas/

metodología Agile

Pasos en la implantación de la metodología Agile 

PASO 1. La capacidad de adaptación a los cambios y la flexibilidad formarán los factores vitales de la metodología. 

PASO 2.Realizar  “Daily Meetings”, reuniones previas a la actividad dejará claro las labores que cada cual tiene que realizar en la jornada. De este modo, se evitan retrasos y cuellos de botella. 

PASO 3. De la misma manera, priorizar las necesidades limitará los retrocesos en los proyectos. Que como bien citaba Benjamin Franklin, el tiempo es oro. 

PASO 4. La simplificación de tareas será un asunto de obligatoriedad para llevar a cabo su actividad. Por tanto, no se trata sólo de hacer bien las tareas, sino de eliminar aquellas que no son necesarias. Ahora bien, siempre y cuando no se omitan datos relevantes.  

PASO 5. La toma de decisiones conjunta e interdepartamental será necesaria para el correcto funcionamiento del proyecto en marcha, ya que su desarrollo afecta a varios de ellos.  

PASO 6. Aunque no basta con el planteamiento previo, la medición constante por “Sprints” será otra de las claves de la metodología Agile. Si se realiza un seguimiento cada 21 días, se identificarán los errores que podrían surgir en el proceso y evitaríamos que afectaran a funciones posteriores. En resumen, menos errores, menos tiempo y menos recursos (y dinero) perdidos.  

PASO 7. Por último, un feedback periódico con el usuario final será otra labor ideal. Las reuniones periódicas permitirán mantener una colaboración con el cliente y conocer mejor sus necesidades reales.  

Al fin y al cabo, atendiendo a las pautas anteriores, nos adaptaremos más fácil al entorno, llegando más rápido al mercado, aumentando la satisfacción de los clientes y, por tanto, logrando ser una organización más fluida y exitosa. 

Si quiere que le ayudemos a mejorar tu empresa con la metodología Agile o a definir una estrategia directa al consumidor (DTC), no dude en ponerse en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.